LA JUSTIFICACIÓN POR LA FE, (10º estudio bíblico) 12ª entrada

Hola amigos !!!

En esta nueva entrada veremos como Dios puede llegar a justificarnos si acudimos a El, justificación que necesitamos si queremos ser salvos y vivir eternamente a su lado. Y para eso El nos  brinda esta invitación que leemos en Sofonías 2 : 3.

“Buscad a Jehová todos los humildes de la tierra, los que pusisteis por obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre; quizás seréis guardados en el día del enojo de Jehová.”

Nos invita Dios a que busquemos su justicia.

Ahora bien, ¿cómo es la justicia humana delante de Dios? Isaías 64 :6.

Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.”

  Nuestra justicia delante de Dios es como trapos sucios.

¿Cómo podemos llegar a ser justos? Deuteronomio 6 : 25.

Y tendremos justicia cuando cuidemos de poner por obra todos estos mandamientos delante de Jehová nuestro Dios, como él nos ha mandado.”

Si cumplimos los preceptos de Dios.

LA CONDICIÓN DEL HOMBRE FRENTE A DIOS.

¿Cómo ilustra la Biblia la condición del pecador? Zacarías 3 : 1 al 7.

1 Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle.
2 Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es éste un tizón arrebatado del incendio?
3 Y Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba delante del ángel.
4 Y habló el ángel, y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala.
5 Después dijo: Pongan mitra limpia sobre su cabeza. Y pusieron una mitra limpia sobre su cabeza, y le vistieron las ropas. Y el ángel de Jehová estaba en pie.
6 Y el ángel de Jehová amonestó a Josué, diciendo:
7 Así dice Jehová de los ejércitos: Si anduvieres por mis caminos, y si guardares mi ordenanza, también tú gobernarás mi casa, también guardarás mis atrios, y entre éstos que aquí están te daré lugar.
” 

Lo ilustra con la visión que le dio a Zacarías acerca de Josué, sumo sacerdote.

Nuestra propia justicia (las “vestimentas viles”)  es reemplazada por la justicia de Cristo simbolizada por las “ropas de gala” y la “mitra limpia”, que representan su obediencia a la ley, su pureza, su carácter, su vida inmaculada. Todo esto se nos adjudica por fe y sin que medie ningún mérito de nuestra parte.

¿Qué otra ilustración de esta enseñanza encontramos en el Nuevo Testamento? Mateo 22 : 1 al 14.

1 “Respondiendo Jesús, les volvió a hablar en parábolas, diciendo:
2 El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo;
3 y envió a sus siervos a llamar a los convidados a las bodas; mas éstos no quisieron venir.
4 Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los convidados: He aquí, he preparado mi comida; mis toros y animales engordados han sido muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas.
5 Mas ellos, sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios;
6 y otros, tomando a los siervos, los afrentaron y los mataron.
7 Al oírlo el rey, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad.
8 Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas; mas los que fueron convidados no eran dignos.
9 Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis.
10 Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados.
11 Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda.
12 Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció.
13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.
14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos
.”

Jesús contó la parábola de las bodas.

El vestido de bodas representa el carácter inmaculado de Cristo que debemos poseer para entrar en el reino de los cielos, y este ropaje celestial se concede únicamente al alma arrepentida y perdonada.

 

ESTA MARAVILLOSA EXPERIENCIA SE OBTIENE AL PIE DE LA CRUZ

¿Qué pasos debemos dar para ser salvos?  (Lo veremos en 5 puntos):

A) Debemos creer de todo corazón en Jesús. Hechos 16 : 30 y 31.

30 “y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?
31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

B) Ceder a la atracción de Cristo y su cruz. Juan 12 : 32 y 33.

32 “Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo.
33 Y decía esto dando a entender de qué muerte iba a morir. “

C) Aferrados a la cruz arrepentidos y con fe. Génesis 32 : 26.

 Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices. “

El conflicto de Jacob con el Ángel ilustra la lucha del alma con Dios. Por años el pecador contiende con el Espíritu Santo, en medio de las tinieblas. El Espíritu trata de llevarlo por el buen camino pero el pecador quiere continuar por su mala senda. Por fin se hace la luz. El alma arrepentida contempla el rostro de Jesús, el Salvador, y se aferra a su cruz. “No te soltaré, si no me bendices“, 

es el clamor del alma que por la fe encuentra a Dios y alcanza la victoria sobre el mal.

D) Confesar nuestros pecados y restituir en lo posible. Proverbios 28 : 13 y Lucas 19 : 8 y 9.

13 “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

 8 “Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.

9 Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.”

E) Pedir a Dios que nos de un corazón nuevo. Salmo 51 : 7 y 10.

7 “Purifícame con hisopo, y seré limpio;Lávame, y seré más blanco que la nieve.”

10 “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,Y renueva un espíritu recto dentro de mí.”

Cumplidas estas condiciones, ¿qué sucede al pie de la cruz? 

A) Dios perdona y olvida el pecado para siempre. 1ª de Juan 1 : 9.

“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” 


B) Cambia nuestro corazón. Ezequiel 36 : 25 al 27.

25 “Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.
26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.
27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.”
 

C) Somos hechos nuevas criaturas. 2ª de Corintios 5 : 17.

 “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”

D) Somos adoptados como hijos de Dios. Romanos 8 : 14 al 17.

 14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.
15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.
17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados”

E) Cristo nos imparte su justicia, nos da su vida. Isaías 61 : 10.

En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas”.

F) Nos liberta del pecado. Juan 8 : 36.

Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.”

¿CÓMO PODEMOS SABER SI HEMOS SIDO JUSTIFICADOS POR LA FE EN CRISTO?

¿De que gozaremos al ser justificados? Romanos 5 : 1 y 2.

 1 “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;
2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Gozaremos de una paz que sobrepuja todo entendimiento.

¿Qué frutos se manifestarán en la vida? Efesios 2 : 10 y Gálatas 5 : 22 y 23.

10 “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

 22 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” 

Haremos buenas obras y las virtudes del Espíritu adornarán nuestra vida.

¿Quién nos guiará entonces? Romanos 8 :  4, 9 y 14.

4 “para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” 

 9 “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

 14 “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios”

El Espíritu Santo morará en nosotros y gobernará nuestra vida.

CONCLUSIÓN.

 En la justificación por la fe no hay ningún mérito del hombre. La obra y los méritos son de Cristo. El, el Inmaculado, murió por amor al pecador. Esto debe mantenernos siempre humildes y dependientes de Dios. De nuestra parte se requieren fe y entrega de la voluntad a Dios.

 “La justificación por la fe es la obra de Dios, que derriba la gloria del hombre en el polvo, y hace por él lo que él no puede por sí mismo”. (Testimonios para los Ministros, pág. 464).

 “Si os entregáis a Él (a Cristo) y le aceptáis como vuestro Salvador, por pecaminosa que haya sido vuestra vida, seréis contados entre los justos por consideración a Él. El carácter de Cristo toma el lugar del vuestro, y vosotros sois aceptados por Dios como si no hubierais pecado”. (El Camino a Cristo, pág, 65).

En esta entrada hemos podido comprobar que aunque nuestra vida haya sido terriblemente pecadora, mala, perversa, etc, si aceptamos el sacrificio de Cristo por nosotros, El nos limpiará y nos perdonará y nos hará justos para que gocemos de paz aquí y en un futuro, cuando El vuelva, la eternidad.

Quiera Dios que meditemos en esta invitación y la aceptemos para que en nosotros se cumplan los planes que Dios tiene para nuestra vida aquí y en la eternidad.

En la próxima entrada estudiaremos sobre la Ley de Dios que es Justicia y Misericordia. 

No os la perdáis y que su paz quede con vosotros.

Podéis dejar vuestros comentarios al pie de la página, gracias.

Encontraréis una ampliación de este tema en las conferencias de El Gran Engaño en el apartado de PREDICACIONES nº 5 http://vimeo.com/35151984 

logoradio600-90

bannerelgranenganyo

Anuncios

Acerca de josep58

creyente
Esta entrada fue publicada en Estudios Bíblicos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s